Opinió

Ecología

Se celebra hoy el “Día Mundial del Medio Ambiente”, una de las jornadas conmemorativas que más ha cuajado en la opinión pública. Los ciudadanos, casi sin distinción, han tomado conciencia de que nos enfrentamos a un reto trascendente a escala planetaria: el de preservar la naturaleza, la vida. Y ese objetivo nos compromete a todos, ya que somos nosotros con nuestra actitud y comportamiento los principales factores de riesgo, víctimas y causantes de los desastres que hacen saltar las alarmas.
En cualquier caso, es incuestionable que en el terreno de la sensibilización social se ha avanzado mucho y la prueba es que lo verde, lo ecológico, se ha convertido en una etiqueta comercial con un mercado creciente. Hablamos de energías verdes, renovables, de productos respetuosos con la ecología. Todo lo que se relaciona de forma positiva con la conservación de la naturaleza tiene un plus, un valor añadido para la conciencia de la mayor parte de los consumidores. Señal de que esa cuestión preocupa a casi todos.

Las cuestiones medioambientales han ganado peso en la sociedad y todos los partidos políticos han asumido, en mayor o menor grado, la defensa de esos postulados. Hoy, al menos de cara a la opinión pública, presumen de ecologistas hasta los que no lo son, una forma de hacer frente a los grupos que utilizan la etiqueta ecologista, los llamados verdes, y que acostumbran a presentar una ensalada ideológica muy heterogénea.
Habrá que convenir que, a pesar del desarrollismo, se ha avanzado en la defensa del medio ambiente, una tarea que es de todos y que exige una alerta permanente para evitar daños irreversibles a la naturaleza, a la vida.

Subscriu-te gratuïtament al butlletí ‘Bon dia, Sabadell’

Comentaris
To Top