Arxiu

Sucesión

Rubalcaba se jugaba buena parte de su capital político en las elecciones del 20-N, unos comicios que el veterano líder socialista planteó en clave interna. Sabía que no podía romper la ola azul y que tenía que pagar su cuota correspondiente de la factura de la crisis y por ello su estrategia de acción y comunicación se dirigió a recuperar el orgullo los socialistas, de unas bases desmoralizadas y desmovilizadas. Aspiraba a salvar los muebles y sumar voluntades para consolidar su poder y su derecho a llevar las riendas del Psoe en la nueva etapa.
La debacle del 20-N ha convertido la sucesión en un guirigay y dicen los entendidos que en los cuarteles del partido ya se oyen ruidos de sables. Hay explicables pugnas internas, visiones contrapuestas y ambiciones que asoman en un momento en el que ya se está intentando escribir apresuradamente el futuro. Y el debate se plantea entre la continuidad y la renovación.

Ahora está por ver si la pelea por las ideas hace acto de presencia en el seno de un partido en el que conviven diversas sensibilidades y generaciones. El problema es que el calendario agobia y que los socialistas necesitan un líder capaz de consensuar un mínimo común denominador y obrar en consecuencia.
El felipismo, reencarnado en Rubalcaba, parece caducado o, cuando menos, da serias muestras de agotamiento. El zapaterismo no tiene patrimonio que testar y eso resta valor de mercado a la carta de Carme Chacón, que sufrió un enorme varapalo el 20-N. Quedan las nuevas generaciones, una carta que no ha tenido oportunidad de emerger, de encabezar con nuevas personas un proyecto. Ese es su reto.

Comentaris

Diari de Sabadell, el diari de sempre, al servei dels sabadellencs i vallesans.

Telèfon Redacció: 937 275 545 sabadell@diaridesabadell.com

Telèfon Publicitat: 937 275 545 publicitat@diaridesabadell.com

Les Valls, 10, 2a planta 08201 – Sabadell

Copyright © 2018 Diari de Sabadell | Novapress Edicions S.L.

To Top