Esports

El Sabadell se queda sin recompensa en Peralada (3-2)

De vacío. El Sabadell, pese a un estimable segundo tiempo en el aspecto ofensivo, quedó sin recompensa en su visita al Municipal de Peralada. Dos acciones a balón parado y una contra justo cuando acababa de igualar el encuentro cavaron la tumba arlequinada.

El fútbol sigue siendo una caja de sorpresas. Posiblemente el día-Aragón al margen-que más ocasiones y sensación de peligro ofreció el equipo de Seligrat fuera de casa se marchó sin nada. Dos goles de visitante hubieran asegurado los tres puntos en todos los desplazamientos excepto en Alicante y Cornellà. Esta vez, no sirvieron siquiera para empatar, un verbo que parece haber desaparecido del vocabulario sabadellense en esta segunda vuelta en que se ha encajado una derrota más que en toda la primera ronda. Eso sí, suma los mismos puntos (7) que en el arranque liguero.

Esta mejoría ofensiva, en buena parte propiciada por la llegada de Arturo, quien se estrenó como goleador, se vio contrarrestada por unas inhabituales grietas en la faceta defensiva. No puede hablarse de graves errores (el primer tanto viene de un golpe franco inexistente magistralmente lanzado por Pablo Carbonell), pero sí de ciertas lagunas que se combinaron con la extraordinaria eficacia gerundense.

Todo ello se tradujo en un doloroso KO para los seguidores sabadellenses que viajaron a la pequeña población gerundense ilusionados en dar ese salto de calidad en la tabla que no acaba de producirse. El Sabadell queda ancalado en la zona de nadie y mira casi a la misma distancia hacia los puestos de privilegio como a los de peligro. Nada está perdido, pero tampoco puede descuidarse ni un ápice. Todos sabemos cuál es el objetivo prioritario y hay experiencias negativas al respecto.

Sin sorpresas
El once de Toni Seligrat, definitivamente sin Dani Gómez, estaba cantado. Mantuvo a Adri Díaz en el puesto del sancionado Ángel Martínez formando un centro-campo de brega junto a Pol Moreno, Marc Martínez y Pedro Capó. La idea era evitar sorpresas y que no pasaran demasiadas cosas en el arranque de partido. Así fue. Apenas un disparo lejano del local Soni que desvió Roberto y poco más en los primeros 20 minutos.

Maniatado el Peralada, faltó de nuevo esa pizca de ambición e inspiración para salir con peligro a la contra. Durante algunos minutos el Sabadell se hizo con el mando, llegando con cierto peligro. Pol Moreno chutó fuera tras un rechace. Pero fue un espejismo. Además, una falta inexistente-el colegiado confirmó su tufillo casero-permitió a Pablo Carbonell clavar el balón en la red, dejando sin opción a un estático Roberto. Una acción aislada rompía un equilibrio que pudo restablecer Arturo al filo del descanso en una fulgurante contra, pero su disparo final salió demasiado cruzado.

Lo bueno y lo malo
La igualada, sin embargo, sí llegó nada más reanudarse el juego. Un gol surgido casi de la nada. Falló el meta Marc Vito en su salida ante la presión de Adri y Pol Moreno envió el balón suelto a la red en su estreno como goleador esta temporada. Por primera vez esta temporada el Sabadell igualaba un marcador adverso fuera de casa. La celebración con la afición hacía presagiar una posible remontada.

Nada más lejos de la realidad. Casi no hubo ni tiempo de hurgar en la herida. Apenas 6 minutos después, el Peralada urdió un rápido contragolpe-faltó contundencia arlequinada por cortarlo-que acabó con cabezazo de Paik a la red a bocajarro. No acabó ahí el mazazo porque Diaby aprovechó un desbarajuste defensivo tras un rebote en una falta para poner el 3-1. Máxima eficacia local.

El encuentro se ponía muy cuesta arriba aunque el Sabadell no bajó los brazos e intentó la hombrada. De hecho, disfrutó de opciones. El meta Marc Vito se resarció con un par de buenas intervenciones e incluso cometió uno de esos penaltis (derribo a Adri Díaz en una salida sin tocar el balón) que nunca se señalan. El premio a la insistencia arlequinada llegaría demasiado tarde. Un buen centro de Jéremy Guillemenot, una de las bazas de Seligrat, lo cazó Arturo en el primer palo con un magnífico cabezazo. Su primer tanto ni lo celebró. Había prisas. También entraron Víctor y Mario en busca del máximo poder ofensivo.

Todo en vano. El Peralada supo ‘enfriar’ el partido en los compases finales y ya no hubo ni la oportunidad de forzar el empate. El Sabadell cayó dando la cara. Toca insistir.

FICHA TÉCNICA
Peralada: Marc Vito; Maxi Villa, Santi Bueno, Diaby, Iu, Eric Montes (Romero, m. 43), Paik (Estellés, m. 68), Pablo Carbonell, Manel Martínez, Soni y Andzouana (Cesc Clotet, m. 81).
Sabadell: Roberto; Óscar Rubio, Aleix Coch, Migue, Josu, Adri, Marc Martínez (Víctor, m. 74), Pol Moreno (Mario, m. 86), Arturo, Pedro Capó (Guillemenot, m. 66) y Felipe Sanchón.
Árbitro: Mateo Busquets Ferrer, Comité balear. Amonestó a Maxi Villa, Diaby, Paik, Romero; Pol Moreno y el técnico Toni Seligrat.
Goles: 1-0, m. 29: Pablo Carbonell; 1-1, m. 48: Pol Moreno; 2-1, m. 54: Paik; 3-1, m. 62: Diaby; 3-2, m. 86: Arturo.
Estadio: Municipal Peralada, unos 300 espectadores. Presencia sabadellense.

Diari de Sabadell, el diari de sempre, al servei dels sabadellencs i vallesans.

Telèfon Redacció: 937 275 545 sabadell@diaridesabadell.com

Telèfon Publicitat: 937 275 545 publicitat@diaridesabadell.com

Les Valls, 10, 2a planta 08201 – Sabadell

Copyright © 2018 Diari de Sabadell | Novapress Edicions S.L.

To Top