Publicitat
Arxiu

El drama del sigloXXI

Gobiernos y Unión Europea son incapaces de reaccionar y de alcanzar acuerdos reales para paliar el problema de cientos de miles de ciudadanos sin esperanza. Mientras, en Siria siguen los enfrentamientos y las treguas pactadas no sirven ni para poder evacuar a los heridos. Más de 400.000 muertos desde que empezó la guerra, millones los que han tenido que huir y la situación humanitaria de muchos de los supervivientes es trágica porque no tienen ni siquiera comida y la ayuda humanitaria llega a cuentagotas. Ni Naciones Unidas ni Estados Unidos ni Rusia tienen interés real en que el conflicto termine, mientras Bashar al-Ashad sigue detentando el poder. Una vergüenza para la humanidad. Los inmigrantes ya no mueren solo en el desierto africano o en el Mediterráneo. También mueren de frío en las montañas europeas.

Europa pide a los inmigrantes que se mueran sin hacer ruido. Ser racista e intolerante se está volviendo algo normal en las sociedades desarrolladas.

La caridad lleva más de un siglo aguantando las embestidas de quienes la desprecian porque, dicen, anestesia conciencias y retrasa la justicia. Una caridad que no se ocupa de la justicia es un contrasentido, pero una justicia que desprecia la caridad, que solo ve ciudadanos y se guarda fría ante la persona es insuficiente para una sociedad fraterna. No deberíamos callar más ante este terrible drama del siglo XXI.

Publicitat

Subscriu-te gratuïtament al butlletí ‘Bon dia, Sabadell’

To Top