Opinió

Prostitución y drogas en el cálculo del PIB

A raíz del nuevo método en el cálculo del PIB (que introduce entre otras cosas la prostitución y el tráfico de drogas en el cómputo) muchos se preguntan cómo es que este dinero no contaba antes en el PIB, ya que lleva tiempo circulando. Otros no se imaginan cómo se puede estimar el dinero que se mueve en actividades que por definición se mantienen ocultas del Estado. Ofrezco una explicación breve al respecto.

El PIB es in indicador que intenta reflejar la cantidad de bienes y servicios que se han producido en un territorio durante un determinado periodo de tiempo (en España un trimestre). Por identidad contable, todo lo producido es igual a todo lo consumido, y también igual a todo lo ingresado. Los encargados de estimar el PIB no tienen forma humana de estar en todos los lugares del país viendo cuánto se produce, consume o ingresa. No pueden estar en todas las casas viendo cuánto consumen, o en todas las empresas viendo cuánto producen, etc.

Por eso no les queda más remedio que estimar el PIB a partir de determinados datos que dan muchas pistas sobre lo que está ocurriendo en la realidad. El estadístico no sabe cuánto se produce en la prostitución y en el tráfico de drogas, pero sí sabe cuánto ha incautado la policía en las operaciones exitosas. Por ejemplo, para medir el consumo de las familias se utilizan los ingresos del Estado por IVA, ya que al fin y al cabo todo acto de consumo ha de pagar IVA, según la ley.

El estadístico encargado de estimar el PIB no sabe cuánto se ha consumido, pero sí sabe cuánto se ha recaudado por IVA, así que mira este último dato y deduce a partir de él cuánto se ha consumido. Eso es una estimación y se realiza mediante técnicas estadísticas teniendo en cuenta muchos otros factores (población, tipo impositivo del IVA, etc). Ni que decir tiene que las estimaciones difícilmente acertarán exactamente con lo que ha ocurrido en la realidad: basta con tener en cuenta todo lo que se consume y que no paga IVA (por cuestión de evasión de impuestos). Todo ello queda al margen del IVA y por lo tanto al margen del estadístico encargado de medir el PIB. Esto hace que el PIB sea un indicador imperfecto. Sin embargo, la ciencia hoy día no ha encontrado un método más fiable para acercarse a la realidad que este método de estimación a través de técnicas estadísticas. Hasta ahora, prácticas ilegales como la prostitución y tráfico de drogas quedaban al margen del cálculo del PIB, fundamentalmente por la dificultad de estimar su producción al no tener registros de recaudación. Los estadísticos no se dedicaban a estimar cuánto se produce, consume e ingresa por estas actividades. Con el nuevo cambio de metodología, ahora sí pasan a hacerlo.

Sin duda alguna, esta estimación es más difícil, porque esas prácticas no pagan impuestos. Pero sí hay otro tipo de datos recogidos que permiten imaginar y deducir cuánta actividad ilegal hay: los informes de las operaciones policiales. El estadístico no sabe cuánto se produce en la prostitución y en el tráfico de drogas, pero sí sabe cuánto ha incautado la policía en las operaciones exitosas. Por lo tanto, a partir de este último dato y ayudándose de otros datos, terminará por estimar en nivel de producción de ambas prácticas. Es evidente que la estimación será menos fina que en el caso de haber tenido datos sobre recaudación tributaria, por ejemplo. Pero no hay otra forma de saber cuál es la cantidad realmente producida.

“El estadístico no sabe cuánto se produce en la prostitución y en el tráfico de drogas, pero sí sabe cuánto ha incautado la policía en las operaciones exitosas”

Publicitat

Subscriu-te gratuïtament al butlletí ‘Bon dia, Sabadell’

Comentaris
To Top