Publicitat
Arxiu

Espronceda y Campoamor se movilizan contra la inseguridad

Los vecinos de Espronceda y Campoamor se quejan del deterioro de los barrios y de la falta de seguridad en las calles

Los vecinos de Espronceda y Campoamor han decidido poner fin a la situación de inseguridad y degradación que, aseguran, viven sus barrios y que se ha acentuado en los últimos tres años. Las asociaciones que les representan reivindican un plan de choque para combatir este escenario y se plantean crear patrullas ciudadanas para erradicar la delincuencia si no se atienden sus demandas.

Delincuencia, vandalismo, falta de mantenimiento de la vía pública y ocupaciones ilegales de viviendas forman parte del paquete de denuncias que las asociaciones de vecinos de Campoamor y Espronceda han hecho llegar al Ayuntamiento para que elabore un plan de choque capaz de acabar con esta situación. El presidente de la entidad de Campoamor, Diego Granero, sostiene que hasta el momento no se han atendido sus reivindicaciones porque «siempre dicen que son actuaciones muy caras y que no proceden». La lista de agravios es larga. Desde robos en domicilios pasando por peleas callejeras hasta destrozo del mobiliario urbano y quema de contenedores, son algunos de los problemas que han hecho la vida «insostenible» en esta parte de la ciudad.

No es nada nuevo, apunta Granero quien recuerda que al anterior equipo de gobierno ya se habían trasladado algunas quejas pero «en los últimos tres años la situación se ha agravado».
Granero y el vicepresidente de la asociación de Espronceda, Manuel Llamas, explican que «hay dos bares concretamente, en los que se trafica con drogas, hay peleas a diario incumplen el horario de cierre y nadie hace nada». En cuanto a la degradación del barrio, hablan de falta de mantenimiento porque «las plazas interiores como las de la calle Campoamor están sucias con árboles que no se podan y son tan grandes que la ramas tocan las viviendas y los cables eléctricos». De la misma manera, se refieren a los problemas de los vecinos, sobre todo los que padecen problemas de movilidad, para caminar por las aceras ya que «las baldosas se mueves y el asfalto se ha levantado a consecuencia de las raíces de los árboles». Incluso aseguran que los presidentes de las entidades vecinales han recibido «amenazas de muerte por parte de algún delincuente del barrio». Muchos de los problemas que sufren no llegan a denunciarse ante la policía porque «la mayoría de los vecinos son mayores y tienen miedo de identificarse ante los agentes». después de varias reuniones con el concejal de distrito, los vecinos manifiestan que «no nos reuniremos más con nadie si el alcalde no asiste al encuentro».

Mientras tanto, han decidido «tomar cartas en el asunto y organizaremos movilizaciones. De momento, hemos colocado carteles en los comercios, cortaremos calles y en última instancia organizaremos patrullas ciudadanas para encargarnos de la seguridad de nuestros vecinos». Otros vecinos, a título individual, han presentado su propia queja ante el Ayuntamiento. Uno de los residentes en Espronceda, a través de su abogada, Isabel Guerra, amenaza con presentar una querella si no se solucionan los problemas de limpieza de las calles.

Publicitat

Subscriu-te gratuïtament al butlletí ‘Bon dia, Sabadell’

To Top